More about GreenPal

Cómo crear y hacer prosperar una empresa de jardinería a partir de cero

LA GUÍA DEFINITIVA
Si vas a pensar en algo,
mejor de una vez
piénsalo en grande.

Donald J. Trump,
Presidente de EEUU

Yo no nací como empresario,
tuve que prepararme.

Robert Kiyosaki
Rich Dad, Poor Dad

La mejor forma de
predecir el futuro
es crearlo uno mismo.

Peter Drucker

Puedes hacerlo si crees
que puedes hacerlo.

Napoleon Hill

¡Felicidades! ¡Has dado el primer paso hacia una vida más plena, tan sólo por haber comenzado a leer esta guía!

¡Encantado! Mi nombre es Gene Caballero y antes de empezar, quiero tomar un minuto para presentarme. Como tú, yo era un tipo o tipa —en mi caso, un tipo— que estaba decepcionado con lo que había hecho con mi vida y con el trabajo que tenía. Parecía que iba a toda velocidad hacia ningún lado, siempre batallando con el dinero y agotado de no tener frente a mí más que un oscuro porvenir.

Cuando me puse a hacer lo que voy a mostrarte, y que harás tú también —comenzar un negocio rentable de jardinería— estaba trabajando como empleado en un bar. No tenía título universitario, ni siquiera un certificado de alguna escuela de comercio. No soy tonto, para nada. Es sólo que la escuela nunca fue lo mío y la idea de graduarme de la prepa y después tener que pasar otros cuatro años más enterrado en los libros nunca me llamó demasiado la atención.

Yo quería salir al mundo y mandarme a mí mismo…

El único problema es que pronto me di cuenta de que no todo iba a ser tan divertido como habían dicho. Tenía que trabajar duro y ganar poco dinero y mi vida estaba en manos de mi jefe. Claro que si quería un cheque al final de la semana, tenía que hacer todo lo que me dijeran, ¿cierto?

Así que después de unos años en esto, comencé a re-pensar mi decisión de no ir a la universidad. Tal vez debí haber ido y graduarme y conseguir un verdadero empleo…

¡Eso fue hasta que empecé a ver a muchos de mis amigos y conocidos que sí habían ido a la universidad!

¿Estaban mejor que yo? Realmente no. Trabajaban todo el día y creo que estaban más amarrados a sus trabajos corporativos que yo.

Claro, ellos tenían un escritorio en un cubículo infernal, en lugar de hacer algunas de las cosas en las que yo trabajé – jardinería, atender un bar, poniendo césped, manejando un carretilla elevadora… ya sabes – ellos no eran más felices que yo ni tampoco ganaban más dinero que yo.

Y bueno, al menos cuando yo volvía a casa después de trabajar… mi jornada había terminado. Apagaba la carretilla elevadora y me iba a casa. Mezclaba mi última bebida, ponía la alarma y a dormir. Por otro lado, mis amigos con trabajos en grandes empresas siempre estaban hablando de que debían estar disponibles todo el tiempo, que a veces tenían que ir a trabajar los sábados, e incluso presumían que pasaban unas horas en Starbuck´s el domingo por la mañana para usar el WIFI y seguir trabajando…

¿Qué diablos? ¡No, gracias!

Entonces hice lo que tú también estás a punto de hacer. Yo quería ser mi propio jefe. Quería crear un negocio simple pero que me dejara dinero y pudiera administrar por mi cuenta, y que todo eso me dejara buenos centavos. Entonces pensé en podar jardines. Jamás dejan de crecer, ¿o sí? ¡Y la mayoría de la gente, especialmente esos esclavos de las grandes empresas, no pasan el tiempo podando, orillando y sacando la maleza! ¡Ni pueden porque están trabajando en sus días libres!

¿Iba a tener que trabajar mucho? Seguro, es decir, cortar jardines seis u ocho horas diarias era definitivamente trabajo… ¿pero qué importaba? De todos modos estaba trabajando, así que más me convenía hacer algo donde yo pudiera tener el control y donde, si hacía las cosas bien, podría expandirme y contratar ayuda extra para no ser el único de la empresa.

No sólo comencé un negocio de jardinería que yo mismo creé hasta alcanzar un ingreso firme de $100,000 al año en los primeros doce meses; también pude expandirme, contratar gente y formar varias cuadrillas de trabajo. Después de eso, me las arreglé para crecer aún más hasta el punto de tener más de 100 trabajadores bajo mi cargo… ¡y ser dueño de un negocio de jardinería que maneja millones de dólares!

¿Te suena muy loco?

Es factible – créeme, yo no soy nadie especial. No tengo más conocimientos que tú. De hecho, a diferencia de ti, yo no tuve en mis manos esta guía para orientarme en el camino. Por eso cometí un montón de errores. Aun así me las arreglé; ahora que ya sé cómo y quiero compartirlo contigo.

¡Voy a darte la ruta para llegar a donde yo estoy, pero más rápido, más fácilmente y con un futuro más promisorio del que jamás soñaste!

Como dicen los miembros de la Navy SEAL, "Planifica la inmersión, y sumérgete en tu plan”.

De $0 a $5,000 al mes

Ok, ¿de qué trata esta guía? Lo que hago aquí es contarte mi experiencia construyendo un negocio de jardinería desde cero. Y no, no tenía un montón de dinero en el banco. Comencé con unos cuantos cientos de dólares. Así que si estás leyendo esto pensando en que no tienes ni un bote donde orinar, no dejes que eso sea un pretexto, porque yo voy a demostrarte que eso no importa y cómo lidiar con esa situación fácilmente.

Yo logré que mi negocio llegara a las seis cifras en el primer año.. Tú también puedes, pero quiero comenzar pintando un panorama realista. Hacia el final de esta guía, voy a mostrarte cómo llegar a ese nivel increíble en el que puedas llegar a los $100 mil dólares. Y estoy hablando de $100 mil libres, para tu casa. Sin embargo, vamos a enfocarnos en una meta que estarás de acuerdo conmigo es más factible para una persona que apenas comienza.

Lo que esta guía va a mostrarte es cómo empezar desde el suelo y rápidamente crear un negocio de jardinería que genere $5,000 al mes en ingreso personal para ti.

Eso representa $60,000 al año y la verdad es que puedes lograrlo trabajando medio tiempo.

Si sigues los consejos que escribí para esta guía, verás que te tomará menos de 40 horas a la semana generar esos ingresos, ser tu propio jefe y atender a tus clientes.

Esto tampoco es teoría, ni hacer castillos en el aire. Este libro es una guía, un proyecto. Voy a hacer cuentas contigo – cuántos clientes necesitas, cuánto cobrar, los gastos, los impuestos, y cuántas horas tienes que dedicar al trabajo. Esta guía te lleva paso a paso, y si la sigues fielmente, ¡no fallará!

Los 5 cimientos para levantar una empresa de jardinería sólida

Para que puedas empezar, administrar y alcanzar el éxito en tu negocio de jardinería, necesitas asegurarte de que tenga estos cinco cimientos para el éxito. La mayor parte de este libro se va a enfocar en esos cinco cimientos. Te mostraré cuáles son, cómo funcionan y cómo hacer que trabajen para ti. Si colocas bien los cimientos, tienes el éxito asegurado.

¡A menos que no cortes el pasto, por supuesto!

Éstos son los 5 aspectos de tu negocio que habrás de dominar:

  • Estructura y aspecto legal

    Cómo registrar tu negocio,
    obtener tu licencia y seguro.

  • Material y equipo

    Equipo, gastos y cómo
    hacer rendir tu dinero.

  • Mercadeo

    Cómo conseguir y conservar
    buenos clientes.

  • Administración

    Contabilidad y saber llevar bien
    las cuentas – ¡Es más fácil de lo que crees!

  • Operaciones

    Cómo hacer el trabajo de
    manera eficaz y eficiente.

Seguramente no hay nada en esta lista que te tome por sorpresa, ¿o sí? Es decir, todo mundo sabe que hay que conformar la empresa legalmente, conseguir el equipo de trabajo, obtener clientes, hacer la chamba y llevar buenas cuentas de todo. Eso lo resume más o menos bien.

Sí, hay varios detalles que debes saber sobre esos cinco cimientos, pero no te preocupes, sólo compartiré las cosas que realmente necesitarás por ahora, no más.

Voy a acompañarte a lo largo de cada uno de esos cinco cimientos y a mostrarte cómo combinarlos para obtener los mejores resultados.

Por ahora quiero decir algo sobre la inteligencia. Si tú estás leyendo esto, eso significa que eres un tipo inteligente o una mujer inteligente. Puede que hayas o no hayas ido a la universidad. Puede que no hayas terminado la preparatoria. Sin embargo, hay algo que debes entender y quiero que confíes en mí cuando te digo esto:

¡La inteligencia no tiene nada que ver con lo que aprendes en los libros!

¿Sabías que muchos de los hombres de empresa más exitosos del mundo no fueron buenos estudiantes?

Robert Kiyosaki, autor del famoso libro Rich Dad, Poor Dad y toda la serie que le siguió, dice que en realidad son los estudiantes de 10 los que trabajan para los estudiantes de 9, y que los estudiantes de 9 trabajan para los estudiantes de 8… ¡y los estudiantes que sacaban 8 en la escuela son los que son dueños de sus empresas!

El punto es que no hay nada en esta guía que esté más allá de tu alcance. No hay nada aquí que no puedas entender o que no puedas dominar con facilidad . Seguro, habrá conceptos que serán nuevos para ti, pero está bien – para eso estas leyendo la guía, ¿no crees?

Te prometo que tienes todo lo que se requiere y hasta más. Habiendo dicho eso, vamos a comenzar. ¿Qué te parece?

Un modelo de trabajo

Ah, una cosa más …

Esta guía está escrita para tipos normales, como tú y como yo. No es alta literatura ni pretende ser elegante. Quise escribirla específicamente en un tono de charla amistosa y casual.

Con esto en mente, quiero dejar en claro algo – a veces se me salen malas palabras. En este libro, puse algunas expresiones como diablos, demonios, carajo y una que otra cosilla más. Nada que empiece con P, para no ser tan mal hablado. Pero lo digo porque, ya seas hombre o mujer, quiero que quede claro que sólo estamos tú y yo. Quiero hablar contigo como lo haría en la vida real con un amigo. Como si estuviéramos en un bar comiendo alitas y tomando cerveza.

Si te ofendas con facilidad… tal vez no debas leer esto. Porque alguien que decide no empezar un buen negocio porque no tolera una o dos expresiones mundanas, probablemente tampoco pueda lidiar con andar detrás de una podadora bajo el calor de julio.

Bueno, bueno, basta ya de CH…. , ¿cierto? Vamos a ver cómo poner a andar esto.

Lo que me gustaría hacer para que esta guía sea más útil, es acompañarte a lo largo de todo el proceso de la A a la Z. Si se llama guía, es porque alguien te acompaña, ¿o no?

Como en cualquier negocio, la primera cosa que debemos decidir es de qué va a ser el negocio. En nuestro caso, es una empresa de paisajismo y jardinería —cuidado del césped, para ser precisos.

¡Primer paso, fácil!

De hecho, el paisajismo comprende una gama de servicios muy amplia. Cuando escuchas la palabra “paisajismo” probablemente piensas en cortar el pasto, igual que yo. Pero la verdad es que hay muchas más opciones, como por ejemplo:

  • Poda y extracción de árboles

  • Diseño de camas de flores, jardineras y siembra de árboles

  • Crear senderos, patios y otras estructuras exteriores

  • Eliminación de basura

  • Quitar la nieve

  • Incluso lavado a presión

Mientras más experiencia tengas, y dependiendo de la zona del país en la que estés trabajando, querrás añadir algunos de esos servicios más adelante. Si por ejemplo vives en Florida, puede que tengas que cortar jardines los 12 meses del año. En Nueva Inglaterra o en la parte norte del país, puede que no toques la podadora durante meses.

Incluso en Florida, no podarás todas las semanas del año. Entre diciembre y marzo, puede que sea cada dos semanas. Es posible que tengas que ofrecer servicios extra.

Sin embargo, quiero mantenernos enfocados. Para los fines de esta guía, sólo voy a hablar de los servicios básicos de cuidado del césped: cortar el pasto, desyerbar, perfilar bordes y soplar hojas.

Ahora que sabemos cuál será nuestro negocio, necesitamos ponerle un nombre. Después de todo, hay que tener algo para plasmarlo en tus camisetas, tarjetas de presentación y en los costados de tu camioneta, ¿verdad?

Cómo le pongas a tu negocio depende de ti. A algunas personas les gusta ser creativas y a otras les gusta lo simple.

¿Qué tipo de persona eres tú?

Si te llamas Juan Pérez, por ejemplo, ¿preferirías bautizar a tu empresa como “Jardinería Pérez” o “Verde de envidia”?

¿Te llama más la atención el nombre “Perez Lawn Care Services" o te gusta más “Los peluqueros del pasto”?

Bueno, ya que me estoy tomando el tiempo para escribir esto, voy a tomar la decisión por ti. Así es – con fines didácticos, voy a llamar a nuestra empresa "Mean Green Landscaping".

Ya sabemos entonces de qué es nuestro negocio y cómo se llama… el siguiente paso es hacerlo oficial. Lo cual nos lleva directamente al Capítulo 1 — cómo arrancar.

Así que si quieres ser tu propio jefe y agarrar tu rebanada de ese pastel que se llama sueño americano, sigue leyendo.